No hay mejor forma de empezar el año

Algo está cambiando en el mundo de la empresa y en el mundo del marketing. Nuevos modelos se asientan mientras caen los viejos paradigmas. Una nueva forma de hacer las cosas se abre paso y no es una cuestión de moda sino de creencias.

Se impone el largo plazo sobre el corto. La sostenibilidad sobre la inmediatez. El sentido de las cosas sobre el sentido del dinero. La razón de ser sobre la razón de estar.

El marketing como herramienta estratégica de la empresa también evoluciona con esta creencia. Ya quedó obsoleto el momento en el que el marketing era sinónimo de manipulación. El marketing es sinónimo de visión, de foco y de estrategia.

El marketing es quien integra todos los valores de la empresa y los traslada a la realidad. Los baja, los aterriza a un nivel más táctico. ¿De qué sirve tener una misión, visión y valores si luego simplemente queda colgado en un maravilloso cuadro adornando la entrada? ¿De qué sirve si nuestros equipos sienten que esa declaración no tiene nada que ver con ellos? ¿De qué sirve si nuestros clientes no sienten que somos “de verdad”? No sirve para nada.

Marketing como herramienta

El marketing es la herramienta que consigue traducir este propósito a nuestras acciones del día a día. Internamente, colocando a nuestro equipo en el centro y creando estrategias de employer branding, trabajando para consolidar el orgullo de pertenencia a nuestra organización, buscando la felicidad de las personas que forman parte de ella o creando empresas saludables.  Externamente, el marketing pone a nuestros clientes en el centro, buscando satisfacer sus necesidades, alineándonos con sus valores y comprometiéndonos con nuestro entorno.

Tanto en su mirada hacia dentro o hacia fuera de la empresa, el marketing tiene un solo foco: las personas.

Recuerdo en mi época de estudiante las 4´P del marketing… y ninguna P hacía referencia a las personas. No es que no sigamos trabajando el producto, la distribución, la promoción o el precio, pero lo hacemos desde otra óptica.

Desde esta visión el marketing tiene mucho que ver con la Responsabilidad Social Corporativa. No estoy hablando de acción social (una visión muy parcial de la RSC) sino desde una forma nueva de entender el mundo de la empresa. Una nueva forma de hacer las cosas.

No hay mejor forma de empezar el año

El Club de Marketing del Mediterráneo lidera esta visión. Nuestro objetivo es inspirar a las empresas y sus personas a través de conocimiento y crear un espacio donde compartir experiencias. Nos proponemos poner en valor los casos de éxito de las empresas de nuestra comunidad. Queremos que, el marketing, sea la herramienta que permita crecer a todo el tejido empresarial. Porque el marketing no habla solo de grandes empresas sino de también de pequeñas y medianas. Porque el marketing no sólo habla de grandes presupuestos sino de otra manera de hacer las cosas.

Por ello no hay mejor forma de empezar 2020, que inaugurando este nuevo medio que nos acercará a todos al marketing. Como presidenta del Club de Marketing del Mediterráneo nuestra enhorabuena ante esta iniciativa que estoy segura será imprescindible en un año que viene lleno de retos y oportunidades.

Marta Iranzo Bañuls
Presidenta Club de Marketing del Mediterráneo
Directora de Proyectos de NEXIA