Los cambios y sus oportunidades

Las crisis nos cambian. Las crisis cambian; a las personas, a las empresas, a ti y a mí. Ser consciente del cambio inherente que implica una modificación en la rutina es el primer paso para poder afrontar este desde un punto de vista razonable. Históricamente, los cambios, las crisis, se han relacionado con la incerteza, con el caos. Esta postura, encadenada a consecuencias negativas económicas, políticas e incluso sociales, ha sido la más común en las últimas semanas. Intentar negar los resultados de la crisis sanitaria que vivimos en estos momentos, no sería realista ni mucho menos justo con aquellos y aquellas que luchan todos los días por seguir adelante y mantener la cordura por ti, por mí, por nosotros.

En esta coyuntura, el papel de las empresas, así como el de instituciones y organizaciones, se ve eclipsado por el afán de conseguir objetivos no siempre realistas y poco empáticos con la sociedad. ESIC, escuela de negocios líder a nivel nacional, representa muchas cosas; esa misma representación implica muchas otras, como el presuponérsele increíbles habilidades para adaptarse y cambiar al ritmo de la sociedad y de sus innovaciones. Esta condición, justa por el carácter educativo pionero que caracteriza a la escuela, no obstante, difumina el auténtico ser de ella: las personas.

ESIC es una marca, es una garantía; los valores sobre los que construimos la actividad docente implican la creación de valor continuo de cara a aquellos y aquellas que confían en nosotros. Trabajamos en el cortoplacismo para motivar nuevas incorporaciones, pero construimos con estrategias de aporte de valor a la marca para mantener los estándares que nosotros mismos nos aplicamos. La adaptación de clases al panorama online estaba implícita en la hoja de ruta de nuestra escuela: los profesores y profesoras han triplicado los esfuerzos y siguen haciéndolo para garantizar una educación de calidad que garantice el aprendizaje de los alumnos y alumnas.

En este sentido, en la voluntad de ellos y ellas, de todos los que forman parte de ESIC, reside el potencial de una comunidad volcada en el progreso. Son numerosos los ejemplos de empresas que se han puesto a disposición de sus clientes e incluso de la sociedad, rediseñando sus negocios y llevando la accesibilidad por bandera. Desde nuestra posición, desde la que observamos y aprendemos de aquellos que nos rodean, hemos puesto a disposición de todo aquel que lo desee y de manera gratuita, webinars, reuniones virtuales abiertas, centradas en las necesidades y las dudas que nos acechan en estos días. Mindfullness, impacto económico de la crisis sanitaria, gestión de equipos descentralizados, la importancia de la felicidad… todo ello, para #ganareltiempo desde un prisma de desinterés e ilusión que nos invita a seguir trabajando.

Sin duda alguna, esta situación y nuestra postura implica fallos, implica dar por supuestas cosas que, seguramente, no hemos ni pensado. Somos conscientes del reto que supone intentar dar salida a esta etapa, pues es una etapa más, pero no por ello queremos dejar de animar a otros y otras a seguir no solamente nuestros pasos, mejorables sin duda, si no el de todos y todas que siguen trabajando y apuestan por diferenciarse y, si bien no tanto mantener el nivel de negocio de hace unos meses, salir reforzados y con nuevas lecciones de las que aprehender y mejorar. El propio Keynes, economista británico destacado por su influencia en la economía del siglo XX, era consciente del cambio a realizar: “si la realidad cambia, yo también tendré que cambiar”.

#ESICEnCasaESICNoPara es el paraguas bajo el cual animamos a todo aquel y aquella que quiera, a compartir su opinión con nosotros, a transmitirnos sus dudas, a darnos ideas sostenibles, a retarnos, porque solo así aprovecharemos el tiempo, que nunca vuelve. Incluso en el caos, siempre reina un orden que mantiene cada cosa en su justo lugar. ¡Ánimo!

Agustín Carrilero

Director de ESIC Business and Marketing School