Jesús Calleja: “Si no te gusta tu vida, cámbiala”

Jesús Calleja acudió a las Jornadas Genio de los XIII Premio Genio de Vocento a Valencia con el objetivo de concienciar a los allí presentes de que la vida es ‘corta’ y que hay que dedicarse a lo que a uno realmente le gusta así como “perseguir los sueños buscando la forma de divertirse y ser feliz en cada uno de los trabajos que se tengan hasta conseguir la meta que persigues”.

El presentador leonés puso la nota de humor explicando sus vivencias hasta llegar a conseguir poner en parrilla ‘Desafío Extremo’ el programa con el que finalmente saltó a la fama. “Pasamos mínimo un tercio del día en el trabajo, le dedicamos mucho tiempo a ello por lo que debemos ser felices o buscar la forma de serlo. Siempre he encontrado la forma de ser feliz en el trabajo. Creo firmemente que la clave está en decir voy a ser el mejor en lo mío. Si pienso que lo quiero ser, esa es la actitud me va a hacer llegar más lejos. Esto es lo que te estimula a innovar”. De hecho, Calleja contó que durante años realizó una infinidad de trabajos en los que siempre intentó destacar, incluso llegando a ganar un premio de peluquería estando trabajando en el establecimiento de sus padres.

Jesús Calleja explicó cómo se le ocurrió la idea de perseguir su sueño de lograr ascender el Everest. “Cuando tienes una pasión hay que perseguirla, luchar poco a poco por conseguirlo. Se me ocurrió ir con un equipo portátil para enviar las crónicas, dos días a la semana, al Diario de León. Se convirtió en un fenómeno social”. El presentador y alpinista explicó, con mucho humor, sus vivencias durante la expedición. Calleja señaló que la clave que él aprendió que “en la vida hay que conseguir reinventarse continuamente según los acontecimientos que pasan”.
Durante su relato, Calleja señaló también la importancia de que en determinados momentos alguien se erija como líder y que encuentre la forma de guiar al equipo para lograr el fin. “Tras muchas complicaciones, el 30 de mayo de aquel año conseguimos llegar a la cima los 19 escaladores que habíamos quedado después de que casi todo el mundo abandonara. Todo el mundo se fue y nosotros que apostamos por quedarnos, seguir a un tío que tuvo una idea… ese fue un momento sublime”.

Encontrar ese momento sublime es a lo que realmente debemos dedicar la vida, según explicó el alpinista, ya que “cuando consigues llegar al punto más elevado, ese momento sublime, es cuando te das cuenta de lo que te gusta hacer en la vida. Yo era buscar momentos sublimes. Debemos vivir intensamente la vida”.

La idea de ‘Desafío Extremo’ nació al descender. Para no dormirse y acabar muriendo congelado estuvo pensando en cómo vendería el programa a diferentes cadenas a su regreso a España. “Aproveché el tirón mediático para intentar venderlo y solo el canal Cuatro acabó escuchándolo. Para convertirlo en lo que hoy en día es”. Sin embargo, el presentador estuvo explicando que la empresa no fue fácil ya que nadie le quería escuchar en un principio. A lo que pidió a los presentes que “escuchen el talento, a aquellos que acuden a contarles ideas innovadoras. El talento es lo más importante para avanzar como humanidad”.

Como conclusión, Calleja comentó que “la cuestión está en que cuando eres feliz en el trabajo, sea el que sea, siempre hay un éxito garantizado porque hay una motivación. Si vas taciturno no ocurre nada. Si vas generando ideas rupturistas, innovadoras sí ocurre. Una idea brillante no tiene porque ser sofisticada puede ser simplemente contar la vida normal de una forma determinada pero que conecte”.